Buenos Aires

Los violentos antecedentes de los ladrones de turistas que quisieron coimear a un policía con $100 mil

Matías Neglis y Manuel Cantero, detenidos el lunes por la tarde en Ostende, fueron acusados de delitos como amenazas, hurto y abuso de armas
miércoles, 6 de febrero de 2019 · 23:48

Para ser un presunto ladrón de carrera, Matías Ezequiel Neglis no escondía muy bien sus rastros. La Policía bonaerense lo buscaba junto a su supuesto cómplice, Manuel Cantero, nacido y criado en Villa Gesell, por robarles a turistas a lo largo del verano, luego de que los acusaran de abrir el auto Toyota Corolla de una familia en un local de comida rápida de Pinamar a comienzos de enero y saquear sus pertenencias. Lo abrieron sin usar la fuerza, cortaron su alarma, quizás con un inhibidor de señales digital, una técnica heredada de ladrones colombianos.

Habían ido hacia el lugar en el Peugeot 106 rojo de Neglis; las cámaras de seguridad de la zona del local de comida rápida filmaron al auto en el trayecto, patente y todo. Los investigadores marcaron el Peugeot en la lista de autos sospechosos del operativo Sol de este año. Neglis, oriundo de Quilmes, no se había esforzado mucho en esconder el coche: es la imagen de portada en su cuenta de Facebook, patente y todo.

Neglis y Cantero fueron detenidos en la tarde del lunes a bordo del Peugeot rojo en la esquina de Azcuénaga y Víctor Hugo en Ostende. Llevaban consigo, casualmente, un inhibidor electrónico de señales. La detención llevó a que el fiscal Juan Pablo Calderón, de la UFI N° 4 de Pinamar, ordenara allanar la casa de Cantero en Gesell y la que Neglis alquilaba en la misma localidad. Les encontraron valijas carry on, celulares, tablets, efectivo, elementos que, sospecha el fiscal Calderón, podrían provenir de robos a turistas.

 
 
 
El Peugeot de Neglis en las cámaras del operativo Sol y en sus redes sociales
El Peugeot de Neglis en las cámaras del operativo Sol y en sus redes sociales

 

Camino a la revisión con un médico legista, Neglis y Cantero le hicieron una oferta al policía que los llevaba: cien mil pesos si los dejaban borrar algunos datos de sus teléfonos. Terminaron imputados por cohecho además de robo.

También hay una cuestión de clan. El apellido Cantero es un apellido pesado en la historia criminal reciente de Villa Gesell. Los investigadores locales están acostumbrados a verlo en las carátulas de expedientes de diferentes hechos, o en los charcos de sangre de las guerras de bandas en las calles polvosas y sin asfalto.

En marzo de 2014, Pablo Cantero terminó muerto de un tiro en la nuca junto a su moto Honda luego de que sus asesinos lo persiguieran 20 cuadras, una semana después de que denunciara a miembros de una familia rival. Rodolfo Cantero fue detenido en febrero del año pasado, acusado de realizar un ataque sicario en el que murió un joven peruano.

Manuel, por su parte, está casado con un apellido mucho más temido que el suyo: su pareja, apunta una alta fuente judicial, es una mujer de la familia Ginepro. En enero de 2014, el Ministerio de Seguridad provincial de  Alejandro Granados anunciaba la captura de lo que llamaban el delincuente más peligroso de la Costa, José Alberto Ginepro, "El Papi", luego de que pasara un tiempo prófugo. Lo acusaban de un homicidio a tiros en 2012, de abusar sexualmente de su pareja, de incendiarle la casa en la que vivía, de violar la orden de restricción cuando ella estaba en el hospital, y también de dispararle siete tiros a un pariente en el bautismo de un sobrino.

Robarles a turistas parece también otra figurita penal repetida: un allanamiento algo cinematográfico al complejo de los Ginepro en 2010 terminó con un saldo de 30 valijas llenas de ropa, más de 300 perfumes, 50 pares de anteojos, según un artículo del diario Perfil.

 
Parte de los elementos incautados en los allanamientos
Parte de los elementos incautados en los allanamientos

 

Manuel Cantero también tiene sus antecedentes. Su ficha en el Ministerio de Seguridad bonaerense habla de un expediente por robo de julio de 2012, luego otra causa por abuso de armas agravado en junio de 2014, que tramitó en la UFI N°4 de Dolores. En enero de 2018, Cantero fue acusado de  privación ilegítima de la libertad, en la misma fiscalía. Habría sido sobreseído, apuntan fuentes judiciales, en dos expedientes. El caso de abuso de armas está en espera para ir a juicio oral.

Matías Neglis, por su parte, tiene causas en la Costa Atlántica al menos desde 2012, con una acusación de enero de ese año por hurto agravado en la UFI N° 2 de Dolores, dos casos de hurto en 2013 en la zona de Quilmes, otra acusación que data de 2015 en la misma zona por lesiones leves y amenazas.

La oferta al policía tampoco fue muy sensata. Hoy, los investigadores miran esos datos que intentaban ocultar con particular interés.

 

Fuente: infobae.com

Más de
0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias