Opinión

Milagro Sala: lo que todos hablan y pocos saben - Por Tomás Civetta

Quizás una de las personas más controversiales de los últimos dos años en la República Argentina, pero mucho más tiempo aún en la provincia de Jujuy. Milagro Sala,  sin dudas, cada vez que alguien se refiere a ella es motivo de polémica y esto se incrementa todavía más en la región norteña del país por la desazón que les genera a los jujeños tener que escuchar a personas que defienden a la “señora” Sala, sin saber realmente lo que se vivió durante tanto tiempo en dicho lugar. Es por esto, que como nativo de la provincia, me abro paso a explicar el porqué de la situación actual de la líder de la Túpac Amaru.
domingo, 19 de agosto de 2018 · 18:31

Resultaría demasiado extenso e inapropiado explayarme sobre la historia completa de Milagro Sala que, dicho sea de paso, para contar sus atrocidades, hay bastante. Sin desviarnos del tema en cuestión, lo que interesa en estos escritos es describir lo más brevemente posible porqué la dirigente está detenida y porqué lo seguirá estando. Empecemos.

 

Durante la década kirchnerista, Milagro Sala tuvo una serie de acusaciones por diversos delitos. No solo ella, sino también la gente de la que se rodeaba. Ninguna de estas acusaciones llegó a juicio oral ni a ninguna situación procesal debido a la protección que recibía la dirigente por parte de los jueces de ese momento, principalmente Javier Aróstegui, quien en la actualidad se encuentra investigado por irregularidades en esas mismas causas.

 

Todo parecía impunidad en Jujuy hasta el 10 de Diciembre de 2015, fecha en que asume como Gobernador de la Provincia Gerardo Morales, quien ya en campaña prometía regularizar la situación de las cooperativas que formaban parte de la red de organizaciones socialesen la que Sala actuaba de intermediaria con el Gobierno de turno para cobrar el dinero de las obras que se llevarían a cabo en la Provincia.

 

No contenta con la asunción de uno de sus máximos enemigos y temerosa de que este cumpliera con sus promesas, el 14 de Diciembre la líder de la Túpac Amaru decide tomar la Plaza Belgrano (plaza central de la provincia) ubicada en frente de la Casa de Gobierno, imposibilitando así la actividad de gobernar a Morales (algo que sucedía de igual manera con Fellner), incluso evitando que se desarrolle con normalidad el trabajo de los comerciantes ubicados alrededor de dicha plaza. Por esta cuestión, todos los afectados (también el gobierno) deciden denunciar a Sala.

 

Las intenciones eran claras: poder reunirse con el nuevo Gobernador para torcerle el brazo y lograr un acuerdo para que ella pudiera seguir siendo intermediaria para recibir el dinero. Para suerte de los jujeños, Morales no retrocedió en sus decisiones diciendo “no voy a hablar con intermediarios”.

 

Gastón Mercau, juez que recibe la denuncia, decide llamarla a una indagatoria para que abandone el acampe ya instalado en la plaza. Sala no se presentó a la misma excusándose de estar enferma con un certificado médico que los peritos resolvieron que era apócrifo y que tal enfermedad no existía, además de llegar al absurdo de enviar una foto adentro de una de las carpas instaladas en la toma con un suero. Debido a esto, el juez la intima a presentarse en el juzgado pidiéndole que deponga la actitud de instigar al delito y que abandone el acampe. Esta aceptó la solicitud, pero al regresar reúne a la gente y,haciendo caso omiso, declara que van a continuar “acá y si Morales me quiere meter presa, que lo haga”.

 

Vale hacer un paréntesis a esta altura para contar lo que significó dicho acampe para los jujeños y para los que lo llevaron a cabo. Este no fue como la mayoría de las protestas que acontecen en el país casi a diario, sino que el asentamiento en la plaza central de Jujuy duró aproximadamente 55 días, logrando de esta manera un caos en la circulación vehicular en un lugar que, donde los que conocen, sabrán que tan solo el corte de una calle en la ciudad, basta para causar un embotellamiento insufrible, problemas para los comerciantes y los trabajadores que obligadamente debían circular por allí ya que es paso de colectivos urbanos que transportan pasajeros desde los barrios como Alto Comedero hasta el centro de San Salvador de Jujuy. Pero esto no es lo peor, sino la situación ridícula que esto provocó y por supuesto, irritante para los habitantes del lugar. La plaza estaba colmada desde las cuatro calles que la circundan hasta el centro con banderas y carpas de organizaciones sociales; se alquilaron innumerables baños químicos que fueron colocados frente a la Casa de Gobierno como señal de que esto no se resolvía de una día para otro; los integrantes de la protesta realizaban asados en parrillas que ocupaban 50 metros donde se asaba carne de primera para cientos de personas casi a diario; se organizaban torneos de fútbol en la calle San Martín, exactamente frente al acceso principal a la Casa de Gobierno; tanto navidad como año nuevo, se festejaron en el lugar y se realizaron conciertos y fiestas en dichas fechas; por último, y quizás una de las cosas que mayor desprecio generó en la gente, fue el olor nauseabundo a orina, suciedad y comida que se expandía por gran parte del centro de la provincia, pero sobre todo en el hospital San Roque que se vio afectado por la toma y cuyos pacientes no pudieron dormir ni descansar en paz ni una sola noche ya que cada 30 minutos se tiraban bombas de estruendo, justo en la esquina que une a la Casa de Gobierno y el Hospital; además, por supuesto, de los destrozos que dejaron en uno de los espacios más bellos de la capital norteña.

 

Finalmenteel 16 de enero de 2016, después de más de un mes en el acampe, el juez Mercau toma la determinación de detener a Milagro Sala en su casa por instigación al delito y la trasladan al Penal de Mujeres de Alto Comedero. Cabe destacar 3 cuestiones acá:

*La dirigente jamás pasaba la noche, ni días enteros en la plaza, sino en su domicilio particular.

*Durante la protesta que se prolongó durante aproximadamente 55 días (siguió a pesar del arresto de Sala), nunca hubo represión en ninguna circunstancia.

*Por último, una actividad como la que se desenvolvió en el centro jujeño, con los innumerables lujos con que se produjo, necesita de un sustento económico muy grande ¿de dónde salió el dinero para hacerlo?

 

A partir de este momento comienza el desmembramiento de la organización Túpac Amaru y  la reorganización de las cooperativas sociales para ponerlas a derecho y regularizar su situación. La toma liderada por la organización social comenzó a perder adeptos ya que Morales negociaba con los líderes de cada organización y el acampe ya no tenía los fondos económicos para perdurar por mucho tiempo más. La toma de la plaza, según especulan algunos periodistas de la zona, se habría sostenido con los famosos 29 millones de pesos que se extrajeron del Banco Nación antes de la asunción del nuevo Gobernador, que eran de la Municipalidad de la capital para financiar las obras de la cooperativa Pibes Villeros y que nunca llegaron a concluirse.

 

Con la líder ya detenida, llega una de las primeras denuncias por parte de los cooperativistas que cuentan ante el fiscal de la causa cómo eran los aprietes de la dirigente y por ende la ruta del dinero. Según declaran,Este llegaba desde el gobierno nacional a las cooperativas, los presidentes de las mismas eran extorsionados para firmar los cheques, luego los fondos eran trasladados directamente a la casa de Sala o a la sede de la Túpac en la calle Alvear. Con esto nace una nueva causa por fraude al Estado y asociación ilícita, es decir, la denuncia de los cooperativistas sumado a la causa de Pibes Villeros. Tiempo después, Milagro Sala queda libre por el delito inicial por el que fue detenida(el acampe), pero Mercau decide dictarle prisión preventiva por esta nueva causa.

 

Con este nuevo dictamen, el juez de las causas residuales, Pablo PullenLlermanos, retoma algunas de las causas de Aróstegui (investigado por irregularidades) y reactiva dos de ellas: la primera ocurrida en una balacera en el barrio Azopardo en el año 2007, en un enfrentamiento de barras bravas de Gimnasia de Jujuy, entre la facción comandada por Sala (La Banda de la Flaca) contra la del dirigente barrial Alberto “Beto” Cardozo (Los Marginados), donde hirieron a una niña de 11 años que se encontraba en el lugar. Los autores del delito se dan a la fuga, pero cuando son encontrados, se comprueba que quien proveía de dinero a los prófugos para que no regresaran a la provincia y fueran entregados a la justica, era justamente la dirigente social. PullenLlermanos llevó a cabo varias medidas de pruebas, entre ellas logra escuchas telefónicas que complican a la dirigente kirchnerista. Con este dato, el juez cambia la carátula de la causa a “tentativa de homicidio agravado por precio o promesa remuneratoria”, por lo que se le dicta una nueva prisión preventiva; la segunda causa es por una golpiza que Milagro Sala le habría propinado a Luca Arias, yerno del dirigente social Carlos “El Perro” Santillán, en las oficinas del Ministerio de Infraestructura con presencia del Ministro de Infraestructura de ese entonces, Luis Cosentini. Lo único que buscaba con esto era aleccionarlo para que Arias no vaya a pedir ni obras ni dinero para la “Corriente Clasist” del Pueblo” de la que era titular la víctima. Arias quedó desfigurado e incluso su cara estaba marcada con sangre en las paredes. Luego de 6 meses, Arias murió. Por esto también, se le dicta nuevamente prisión preventiva por “lesiones graves calificadas por el concurso premeditado de dos o más personas – de encubrimiento por omisión de denuncia agravado por la calidad de funcionario público (Luis Cosentini)”.

Todo lo redactado hasta aquí se suman a otras causas más por las que la acusada tendrá que dar explicaciones a la justicia. Actualmente Milagro Sala cumple prisión en su domicilio particular por orden de la Corte Suprema de Justicia por supuesto peligro de vida de la dirigente social.En este momento se encuentra acusada por presunta jefa de asociación ilícita, extorsión y fraudeEstado por viviendas que se pagaron y no se construyeron en totalidad con un faltante de $1.200.000.

 

Galería de fotos

Comentarios