Guillermo E. Banzas

“La Hoguera de las vanidades” Tom Wolfe

jueves, 17 de mayo de 2018 · 12:54

"La tarea del escritor consiste en mostrar como el contexto social influye en la psicología personal"  Tom Wolfe

Un pequeño homenaje, a un hombre indudablemente grande, periodista, escritor un pensador de su tiempo, se lo conoce por ser el autor del libro “La hoguera de las vanidades”, en lo personal lo recuerdo por sus escritos, y sus conceptos;  se lo llamó “el Padre del periodismo moderno”, es decir, el primer “comunicador”, de algo más que la noticia, o al menos el que reflexionaba la información desde la situación que le tocaba analizar, un tipazo que nos decía cosas como estas: “Demostrar que la realidad nos pasa delante de los ojos como un relato, en el que hay diálogos, enfermedades, amores, además de estadísticas y discursos.”, parece que escribía para nosotros, o para ser más preciso, leerlo nos probaba más allá de cualquier consideración sociológica y antropológica que: los seres humanos somos idénticos, lo que varía un poco es dónde nos desenvolvemos,  por eso quería empezar esta reflexión recordando a Thomas  Wolfe, con la esperanza de que los periodistas  locales, lo lean, en fin después de todo  lo último que perdemos es la “esperanza”.

“Los Medios, más allá de sus lógicas divergencias, tienen hace dos años un discurso en común, el Equipo de Gobierno está “atomizado”, “mucha gente gestiona lo económico”, “se necesita un Ministro “, etc.; es más: ésta administración mandó  señales muy claras cuando después de una buena  gestión inicial, le aceptó la renuncia a Alfonso Prat Gay, e impulsó la renuncia de Carlos Melconian, no por ser “individualistas”, sino por postularse para ser Ministros únicos y excluyentes, uno por el “progresismo” y el otro por los sectores más cercanos al “ajuste” , ¿Las herramientas de presión?, el periodismo “serio” : Longobardi,  el grupo Clarín y otros “satélites” menores. etc.”.

Esta semana, la saga continuó hasta el día martes 15 de mayo, donde se renovaban  más de seiscientos mil millones de pesos en LEBAC, (letras que en su gran mayoría fueron emitidas para financiar  la maniobra de los dólares futuros, que pergeño la Administración de Cristina Fernández  antes de partir, y que es motivo de un procesamiento penal,  aclaro, porque los periodistas son muy olvidadizos ) , y que los “especialistas, denominaban “súper martes”, en el medio de una enorme presión sobre el dólar (que flota), y los pronósticos más  apocalípticos que escuchamos desde diciembre del 2001.

Entonces teníamos, la presión sobre el dólar, la renovación o no de las LEBAC, la tesis de que el gobierno no tiene  capacidades profesionales para enfrentar y resolver esto.

La verdad me llama la atención, que los Presidentes, Primeros Ministros de potencias económicas e industriales, hubieran hecho  votos de confianza y apoyo, a la medida precautoria del Equipo económico de solicitar la posible asistencia del FMI,  y los “economistas” de cabotaje  de los cuales se nutre el periodismo vernáculo no  hayan tomado nota, claro a Caputo se lo conoce en el mundo financiero internacional, pero no tienen idea quien es Bonelli, Espert, o el ridículo de  Milei.

Lo cierto, que el “Armagedón”  no se produjo, que el Equipo económico actuó, como actúan los profesionales, sin perder la calma, el Banco Central ,como garante de la moneda,  ofreció cinco mil millones de dólares a 25 pesos, fijando el precio de venta, el Ministro de Finanzas  suscribió en horas dos Bonos a cinco y ocho años por setenta y cinco mil millones de pesos, y se renovaron el 102 % de las LEBAC, es decir los Mercados internos, y los externos  afirmaron su “confianza” en el País, el Presidente y su equipo económico, a decir la verdad los únicos que no confiaban eran esta pléyades de  muchachos y chicas de los Medios, que en realidad no sé dónde se formaron académicamente pero tengo en claro que de economía y de política entienden poco.

Claro, la “broma” de la desestabilización no es barata, la “devaluación” de la moneda se trasladara más adelante a precios, abril se jugó a 2.7 por las tarifas y este mes de Mayo será algo menos, se retrasó un par de meses la promesa de iniciar el ciclo de baja de la inflación, pero solo eso.

El Presidente del Banco Central realizó una conferencia de `prensa, y de sus declaraciones surge optimismo, respecto a la inflación, la acumulación de reservas y el precio del dólar, en precios competitivos para la exportación sin condicionar la importación, el simple equilibrio económico que es lo que necesitamos para ser un País poderoso.

Luego fue el mismo Presidente de la Nación, Mauricio Macri, quien  realizó una conferencia de prensa en la Quinta de Olivos, dónde, con la franqueza que le conocemos, reconoció  los problemas que vivimos a diario los habitantes de estas tierras, hay que bajar el gasto público, el déficit fiscal; eso significa un sacrificio de muchos sectores, sabiendo que no se pueden aumentar  impuestos, ni inventar tonterías recaudatorias como retenciones que solo  eliminan la posibilidad de inversión, lo cierto es que al pedido del Presidente  de racionalidad, no tardaron en llegar las respuestas.

Los  Movimientos Sociales, tipo Polo Obrero, y otros  manejados desde el Vaticano,  movilizaron para  protestar porque se va al FMI, entre otras cosas para seguir financiándolos, y acá aparece la pregunta ineludible:¿ por qué los Venezolanos llegan a la Argentina y en días tienen trabajos, en “blanco” , y no conseguimos de las obesas mujeres cargadas de hijos que cortan las calles de la ciudad los tengan? Respuesta para sociólogos...

La segunda respuesta vienen desde “la política, el Senador Miguel Ángel Pichetto,  le envía un ultimátum al Ejecutivo, “si el martes que viene no congela el aumento de las tarifas”,  que surge en cumplimiento al fallo dela Corte, que solicitaba Audiencias Públicas que se hicieron,  y que se plasmaron en el Presupuesto que el Senador “amenazante” firmó hace unos meses; si Macri no ordena retrotraer las tarifas, y en la práctica pagar más de  tres mil millones de dólares, para que los habitantes de la Ciudad podamos seguir disfrutando de tarifas absurdas, si no ocurre  eso , firmarán el despropósito de Diputados, pergeñado por los irresponsables del Peronismo,  el Frente Renovador, etc. , sólo para obligar al Presidente a vetarlo, es decir Macri hace una conferencia de Prensa nos dice que hay que afilar el lápiz para no tener que ajustar violentamente, y la respuesta de los sensibles peronistas  es  “no importa, sigamos gastando y jodamos a CAMBIEMOS”, es decir a la Sociedad.

La “crisis”, desnudó sin duda de qué estamos hechos, si algo aprendí con el paso de los años, y las experiencias personales, políticas, institucionales que me han tocado vivir,  es que en las situaciones extremas, se conocen a los individuos, es en esos momentos complicados que se notan las “grandezas” y se verifican las “bajezas”, lamentablemente  lo que se ve, son los peores momentos de una clase política, que a mi modo de ver está  en estado de descomposición,  no solo la “política”, en general ese sector de la sociedad que comparte de algún modo la responsabilidad de “gobernar” o influir, si me permiten trataré brevemente de explicarme.

“La Hoguera de las vanidades”

“Los argentinos en general, siempre hemos tratado que nos traigan la comida hecha a casa, no ensuciar la cocina, si se puede,  que este delibery sea abundante,  nos llegue “caliente” y en lo posible sea extremadamente económico”. Andrés “El Turco” Gómez

Sabíamos en el año 2015, que nos habían dejado el País devastado, que se lo habían “robado” a palas, que abrías un cajón en la administración pública y salía un escándalo, lo sabíamos, no podemos decir que lo desconocíamos, el Presidente Macri dio esto por sabido, y seguramente aconsejado  por alguien que no tiene mucha idea de cómo es nuestra idiosincrasia,  no abundó en detalles, cuando lo que más nos gusta a los argentinos son los detalles, ¿verdad? , queremos saber cuánto se llevó  Cristóbal López, y en cuantas mujeres de moral discutible los gastó, el componente “sexual”  juega un papel en el imaginario colectivo, ¿observaron ustedes que muchas veces para insultar a alguien lo hacemos desde alguna conducta sexual?; así somos, sabíamos  que Marcelo Tinelli, vendió su productora a un señor que le pagó, con lo que nos “robó”, aun así, no castigamos socialmente al cómplice, es decir a Tinelli, no es más que desde algún lugar de nuestro subconsciente, un poco enfermo, lo “envidiamos ”; la verdad tenemos problemas más serios que una “corrida cambiaria”, pero lo disimulamos con el valor del dólar.

Por qué razón: teniendo  artistas que han  vivido  del presupuesto público, y además nos insultan por cuestionarlos, deportistas a sueldo de quien le pague la “camiseta”, en clubs donde si a los chicos los prostituyen por un par de botines, se tratan de esconder; porque para que haya prostituidos debe haber “prostituyentes”, y estos siempre están ligados de algún modo al espectáculo, si llamamos “modelos” o “actrices” y ahora “conductoras” a lo que en mi juventud llamábamos “acompañantes” o simplemente “gatos”, y encima postulan  conceptos más profundos que el color de un vestido, si tenemos empresarios que viven del diferencial estatal, o de los negocios financieros,  si en realidad somos bastante inmorales en general, ¿podemos sostener que tenemos medios de Comunicación y/o comunicadores mejores que este triste promedio?

Los exitosos “yupis” del libro de Tom Wolfe, podrían ser muchos de los periodistas que nos rodean, que se indignan, porque unos cientos de miles de ciudadanos los cuestionan, no salen de su asombro de cómo nos atrevemos a poner en cuestión su “libertad” para operar,  extorsionar, cuestionar a una administración que redujo el flujo de publicidad?.

Alguien se `puede enojar por lo que escribí, y seguiré escribiendo, pero tengo para mí que si somos claros, nadie se engañaría y todo sería más fácil.

Hay periodismo, hay publicidad, hay noticias, hay difusión, hay actores del fenómeno de prensa, y hay tipos y tipas que “hacen prensa”, es bueno saberlo y mucho mejor conocer la diferencia y nadie debe sentirse ofendido, porque le digamos “Usted amigo o amiga, no hace periodismo, hace difusión de un señor,  Partido, o Empresa porque le pagan por hacerlo”

Tendríamos que tener contenidos “editoriales” con el cartelito “promoción”, y saber que los “auspiciantes” institucionales, por ejemplo Bancos,  Compañías Financieras, etc. ligadas al negocio del dinero, no auspician a un tipo que está en contra de ellas, ¿se entiende?

Tenemos un periodismo “corporativo”, sindicalizado, cuando se reconocen “trabajadores de prensa” es decir no son señores y señoras que ejercen el periodismo, como “profesión” sino como “oficio”, como un tornero al cual se lo contrata en cualquier “taller” sin importar mucho el producto final, verdad?

El profesional puede elegir para quien trabaja, el “obrero” solo vende su fuerza de trabajo, bien marxista mi análisis así los muchachos y chicas  entienden de qué les hablo.

En estos días de “estupor” el periodismo  de los grandes Medios, con alguna excepción,  se subieron todos al camión de los residuos y se inmolaron en el altar de la oposición más cerril y corporativa, tal vez el Grupo Clarín y sus Empresas, tenga alguna neurosis con Telefónica y Claro , el Grupo América enojos por que el Estado les cerro la adquisición de C5N, éste porque es el repositorio K, Crónica TV  porque su dueño está muy cerca de Ezeiza y no es que vaya a viajar, sino quedar detenido, La Nación no se entiende, salvo que está en manos de un grupo de estudiantina  que como tal no sabe lo que quiere, con algún editorialista prestigioso que sabe bien en qué anda; es éste “Mercado” profesional de presión corporativa sobre el Estado y su Gobierno que actuó históricamente con impunidad, se levantó una barrera imaginaria de ciudadanos comunes como el que éste escribe, que desde las redes sociales advertimos la maniobra y simplemente la alertamos.

Cuando nos cuentan que la “lechuga” vale 180 pesos, salimos con la foto de su precio en cuarenta y cinco, cuando nos dicen tonterías, las refutamos, y nos convertimos en señores y señoras que preguntamos, a quienes deberían, por oficio, saber contestar, pero les ofende el interrogatorio civilizado de usuarios de Redes, es más fácil insultarnos, para su propio desmerecimiento, no el nuestro por cierto.

Pare terminar, en “ la Hoguera” de una sociedad cansada de la vanidad de quienes deberían tener la humildad que genera el conocimiento, porque muchachos y chicas cuanto más se sabe, cuanto más conocimiento se acumula  más conciencia se toma de la ignorancia que tenemos.

Es una pena, pero como decía mi abuelo Tomas,”Cada uno teje la soga con la cual se ahorca”

Los abrazo a todos.

 

Fuente: gebanzas.blogspot.com

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios