Los cuadernos de las coimas

El manuscrito que Centeno le entregó a Bonadio: Baratta, los gritos, Néstor y la recaudación

Hace una semana, el arrepentido escribió diez carillas dirigidas al juez federal
lunes, 22 de abril de 2019 · 10:54

El lunes pasado la presencia de Oscar Centeno, el ex chofer de Roberto Baratta, en los tribunales del edificio de Comodoro Py generó expectativas en varios sentidos.

Los investigadores judiciales esperaban una ampliación de sus precisiones sobre el sistema ilegal de recolección de coimas que describió en los cuadernos que en 2018 se transformaron en la base de una de las más importantes investigaciones por corrupción de los últimos tiempos. Pero no dijo nada nuevo.

Los abogados de los ex funcionarios kirchneristas procesados por recibir sobornos temían que hubiera complicado a más gente con alguna nueva revelación. Pero no sucedió.

A los defensores de los empresarios procesados por pagar coimas los intranquilizaba la posibilidad de que el chofer hubiese recordado otras entregas de bolsos repletos de dinero. Pero tampoco ocurrió.

 

Parte del manuscrito de diez carillas que Centeno entregó al juez Claudio Bonadio fue reseñada por varios medios. Se pudo reconstruir la totalidad del contenido de lo escrito por Centeno quien el lunes pasado estuvo en el quinto piso de los tribunales federales custodiado por ocho efectivos del Programa de Protección de Testigos. La entrega del manuscrito y el acta de declaración fueron realizadas en el despacho de Gustavo Kollmann el defensor oficial de Centeno desde que comenzó el Caso Cuadernos.

 

Centeno escribió:

-Que en 2004 por recomendación de un ex compañero en una remisería fue a ofrecerse como remisero al Ministerio de Economía. Porque el trabajo era más ventajoso en términos de seguridad, menos desgaste del auto y mejores recorridos. De ese modo fue tomado por la agencia Transcom Service.

-Que transportó a diferentes personas hasta que tuvo que llevarlo a Baratta a ver departamentos. Fue esa la primera vez que lo vio. Como conocía todas las direcciones que Baratta le indicaba, el entonces subsecretario del Ministerio de Planificación le dijo que lo tomaba como su chofer. Centeno le dijo que esa decisión no dependía de él y que debía consultar con sus superiores. Baratta le explicó que era el número dos del Ministerio y que lo iba a arreglar: al día siguiente debía presentarse las 7 en la casa del por entonces funcionario.

-Que comenzó a trabajar como chofer personal de Baratta y hacía mensajería para el Ministerio de Planificación.

-Que anotaba todo en libretas desde el primer día de trabajo. Detallaba los viajes, los kilómetros recorridos, las direcciones. También anotaba cuestiones relacionadas con su auto como cambios de aceite o cuestiones mecánicas. Señaló que eso lo hizo para tener un control de los gastos y por una costumbre castrense adquirida en su paso por el ejército.

-Que su trabajo fue de menor a mayor. Y que Baratta necesitaba un chofer de confianza para llevarle la síntesis de noticias al domicilio del ministro De Vido los sábados, domingos y feriados. Que fue designado para esa tarea y también para llevar la madre del ex ministro de Planificación a una clínica para realizar un proceso de rehabilitación, tal como había anotado en los cuadernos.

-Que la relación con Baratta fue siempre de chofer a funcionario y que el ex subsecretario tenía con él un trato distante y soberbio. Que el ex funcionario se enojaba y lo maltrataba por diferentes motivos como ya escribió en los cuadernos. Una vez le gritó porque se había olvidado de comprar cigarrillos para que Baratta fumara en una cena. Y en otra ocasión le reclamó porque se toparon con un piquete en el camino y ante la demora Baratta comenzó a pegar piñas en el auto.

-Que su sueldo lo pagaba la agencia de remises. Pero en el año 2006 Baratta le comenzó a pagar un sueldo en negro de su bolsillo para compensarle las horas que trabajaba

-Que acordaron de palabra mucho antes de que se diera cuenta del sistema de recaudación que manejaban desde el ministerio.

-Que luego de ese pacto su trabajo aumentó a punto tal de transportar a la familia entera de Baratta a todos lados inclusive a los hijos pequeños del ex funcionario a la escuela, algo que continuó hasta el 30 de agosto de 2018, un día antes de su detención.

-Que en enero de 2010 le pidió prestados a Baratta 20.000 pesos para cambiar el auto y el ex funcionario le dijo que no tenía. Incluso le ofreció devolverle el préstamo en cuotas pero Baratta le dijo que no tenía esa suma de dinero disponible.

Centeno utilizó buena parte de las diez carillas del manuscrito para explicar que no recibió dinero proveniente de la recaudación ilegal y que no denunció los hechos por temor.

 

El ex chofer de Baratta escribió:

-Que en ningún momento ni circunstancia recibió dinero de nadie y que se puede comprobar en las declaraciones de todos los imputados que la mayoría de los empresarios no lo conocen, ni trataron nunca con el.

-Que por eso cuestiona el procesamiento dictado por Bonadio en su contra que señala que recibió dinero de la recaudación ilegal al cobrar un sueldo en negro de manos de Baratta. Y que el acuerdo por el pago del sueldo fue anterior al comienzo de las recaudaciones.

-Que las veces que necesitó dinero pidió adelantos en la agencia de remises o préstamos en el ejército tal como lo reflejó en los cuadernos.

-Que quiso renunciar al trabajo de chofer de Baratta pero no lo hizo porque se quedaba sin empleo tal como lo anotó en los cuadernos.

-Que en los tiempos que era chofer de Baratta pensaba que el ex presidente Néstor Kirchner estaba al frente de la organización y que Cristina Fernández estaría también involucrada. Que por entonces no lo sabía con la precisión que se determinó en la investigación judicial actual. Y que si hubiese hecho la denuncia por aquellos años se habría quedado sin trabajo y además era peligroso tanto para él como para su familia. Y que corría el riesgo de que nadie le creyera.

-Que también tuvo problemas de salud a raíz de lo que fue conociendo durante su trabajo: sufrió pérdidas de sangre intestinal que le provocaron anemia y tuvo que ir al Hospital Militar, hecho que anotó en los cuadernos.

-Que en su declaración original había nombrado a un tal Rodríguez como el contacto con el que se comunicaba Baratta para ir a la Quinta de Olivos y que en realidad el apellido correcto es Gutiérrez.

Los investigadores creen que se refiere a Fabián Gutiérrez ex secretario presidencial quien declaró como arrepentido en el Caso Cuadernos. Centeno dijo que para ingresar a la Quinta de Olivos también hablaban con un tal Tatú.

Para ejemplificar que era fluido el contacto con Tatú-Juan Alarcón, ex secretario de Kirchner y quien le atendía al teléfono al ex presidente, Centeno resumió en su nuevo manuscrito una anotación que había hecho en los cuadernos el 22 de abril en de 2010.

Aquella anotación de las 20.15 señalaba que: "Del Ministerio lo llevé al Lic. Baratta a su departamento y en el camino recibe una llamada de Tatú, secretario de Néstor Kirchner, y le pasa la llamada y el licenciado le contaba a Néstor Kirchner qué cantidad había recaudado, le decía textualmente y en clave: de parte de Pescarmona 173 litros EEUU de transporte, 650 litros EEUU y de Atucha 165 Europa". Enrique Pescarmona es uno de los tantos empresarios que admitió haber pagado coimas durante el kirchnerismo.

 

Centeno cerró su manuscrito cuando escribió:

-Que no integró ninguna asociación ilícita y que solo hizo su humilde trabajo de chofer como cualquier otro.

-Que ningún integrante de la organización que se investiga en el Caso Cuadernos puede decir algo sobre él ni involucrarlo en las recepciones y entregas de dinero ni siquiera de haber participado en alguna reunión.

-Que se siente orgulloso de haber enfrentado el riesgo de seguir escribiendo hasta el final de la gestión kirchnerista y que sus anotaciones hayan sido de utilidad para el esclarecimiento de los hechos que se investigan en el Caso Cuadernos. Y que le agradece a Dios por eso.

-Que en los últimos tiempos se dio cuenta de la magnitud de los hechos sucedidos a partir de sus anotaciones en los cuadernos: se descubrió que se organizó un grupo para desvalijar el país aprovechándose de los cargos que ejercían como funcionarios públicos para delinquir.

Centeno negó haber recibido dinero de la recaudación ilegal y también deslizó algunas críticas a las condiciones de aislamiento por seguridad en las que se encuentra debido a su carácter de imputado colaborador. Pero no agregó nada nuevo. Para alivio de algunos.

 

Fuente: infobae.com

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias