Mialgro Sala

Pullen Llermanos: “Sala fue alojada en un ala de la enfermería, dispuesto para ella”

A partir de la decisión de Pullen Llermanos, Sala quedó bajo la custodia de la justicia federal, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich y su par de Justicia, Germán Garavano.
Pullen Llermanos: “Sala fue alojada en un ala de la enfermería, dispuesto para ella”
miércoles, 08 de agosto de 2018 · 12:27

El juez Pablo Pullen Llermanos, quien tenía a su cargo las condiciones de detención de Milagro Sala, brindó sus fundamentos respecto a la decisión de revocar la prisión domiciliaria y trasladarla al penal federal de Güemes, en Salta. 

“Nos hemos encontrado con una serie de obstáculos que ponen el riesgo la salud de la encartada y del proceso judicial que hay ahora –Pibes Villeros-, como de los que están en etapa investigativa”, explicó.

El juez señaló que comprobaron que Sala ingirió voluntariamente benzodazepina, aparentemente de manera inyectable. “Cuando recibe el beneficio por segunda vez de prisión domiciliaria, a su defensa se le había solicitado se especifique en un informe sus consultas y tratamientos médicos. Nunca presentaron nada, y quizás yo debí haber revocado antes la prisión domiciliaria. Pero ahora que actúa de manera efectiva para entorpecer la justicia, tengo que facilitar el normal desarrollo de la causa”. 

En relación a esto, confió que no pudieron determinar cómo ingresó la droga (benzodazepina). “Ella niega haberlo tomado, y no sabemos cómo ingresó, pero su misma hija incurrió en contradicciones al decir que se habría “empastillado””. 

Explicó que a través de los estudios realizados –en el hospital Pablo Soria- con la sonda nasogástrica dio negativo a psicotrópicos.

Además señaló que en la resolución presentada, fue citada la prueba de personal médico, que al detectar la benzodazepina, al inyectársele la contraprueba, inmediatamente Sala habló de manera normal.

“Allí estará en mejores condiciones, sin posibilidad de ingresar sustancias, tomé la decisión porque entiendo que estará mejor resguardada”.

Consultado respecto a la posibilidad que fuera enviada al penitenciario de Alto Comedero donde estuvo con anterioridad, el magistrado explicó que no había posibilidad ya que el Servicio Penitenciario de la Provincia fue objeto de crítica de la CIDH y la Corte Interamericana de Derechos Humanos. “Si bien yo no comparto que su vida corra peligro, no obstante ello acaté la recomendación y la trasladamos a prisión domiciliaria. En virtud de esas críticas y algunas irregularidades conversadas con el ministro de Seguridad –que le pone empeño para un mejor sistema del penal- y que pueden traer aparejado el ingreso de algunas cosas, decidí trasladarla a un lugar distinto”. 

Allí explicó que las autoridades del penal federal definieron apartar un ala de la enfermería del edificio para que alojar solamente a Sala, “lo definieron por una cuestión de seguridad, para que esté mejor contenida. Con atención médica permanente, porque el Servicio Penitenciario Federal cuenta con un completo equipo de salud”.

Finalmente, señaló que la presidente del Superior Tribunal de Justicia de la provincia, Clara de Langhe de Falcone, tiene la obligación de informar a los organismos internacionales respecto del traslado de Milagro Sala a esta nueva prisión. 

A partir de esta decisión, Pullen Llermanos ya no es responsable de las condiciones generales de detención de Sala, porque pasó al control de la justicia federal, de la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich y el ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano.