Sociedad

Balacera de Azopardo: "Se le pagó 150 mil pesos al juez Aróstegui para que "arregle" la causa"

Jorge Rafael Páez apuntó contra Milagro Sala en la causa y relató su versión de los hechos. La exdirigente social amplió declaración y volvió a apuntar contra el juez Pullen Llermanos.
jueves, 06 de diciembre de 2018 · 08:24


Al inicio de la audiencia el abogado defensor de Fabián Ávila, Alberto Bellido, cuestionó a la jueza Cecilia Sadir la suspensión de su matrícula, por lo que la magistrada declaró improcedente su cuestionamiento.

En la audiencia de ayer declararon los testigos Raúl Noro (propuesto por la defensa de Milagro Sala), Fabián Ávila (amplió declaración), Yesica Páez (testigo propuesta por la Fiscalía e incluida en el Programa nacional de Testigos) Jorge Rafael Páez (propuesto por la Fiscalía y también en el programa antes mencionado) José Choque (propuesto por la defensa de Milagro Sala) y Milagro Sala, quién amplio declaración.

Durante las declaraciones de los testigos e imputados se produjeron dos careos entre Páez y Ávila por afirmaciones del primero respecto a la supuesta reunión en la casa de Milagro Sala en el barrio Cuyaya, donde según declaraciones, se les encargó el trabajo de “limpiar a Cardozo” a ambos, manteniendo sus dichos tanto Páez como Ávila. Este último negó tal reunión y afirmó que Páez quedó en libertad porque “arreglo” con el juez Pulen Llermanos.

Luego se produjo un segundo careo entre Páez y José Choque, en razón de que Páez afirmaba que en la reunión también estaba este último junto a Noro y otras personas.

Declaraciones
Al momento de su declaración, Raúl Noro dijo desconocer lo ocurrido y que se enteró después de los hechos. Añadió que desconocía que se hubiera una reunión previa de la que se habló en el juicio. Además dijo que sí conocía a Fabián Ávila y Jorge Rafael Páez “porque trabajaban en la Tupac Amaru”; y a Cardozo porque fui amigo de sus padres. “Recuerdo que hubo un incidente en el barrio Azopardo que se vio herida una menor de edad con personas conocidas mías. Me entere por los medios de comunicación. Milagro trabajaba para que la Tupac crezca y no exista rivalidad entre algunos barrios enfrentados por aquel entonces”.

Por otra parte, y en relación a la supuesta vivienda que se le habría entregado a Ávila como parte de pago, el esposo de Milagro Sala indicó que la casa pertenecía a Sergio Chorolque –hijo de Sala- y que él siempre vivió en el lugar; pero que desconocía que se le hubiera entregado la vivienda como parte de pago. “Se le vendió esa casa a Fabián Ávila para trasladarse a un lugar más cercano al centro”.

Fabián Ávila solicitó ampliar su declaración y allí cargó duramente contra Rafael Páez, indicando que nunca se vio involucrado en un hecho así y negó haber participado del tiroteo. “Hubo arreglos entre Páez y el juez Pullen Llermanos, yo no acepté, por eso yo estoy aquí”, denunció. 

Dijo que el día del hecho él manejaba el vehículo Clío Rojo y el acompañante era Páez, quien hizo tres disparos. “Estábamos trabajando  en campaña política, el problema fue porque Páez con su suegro -Carlos Torres- tenían una rivalidad con Cardozo, aparte él (por Páez) siempre portaba un arma calibre 32). Cuando llegamos al barrio Azopardo me dice “ahí está ese hijo de p... de Cardozo. Yo era el chofer de Páez, el sale del vehículo y hace tres disparos contra la humanidad de Cardozo. Luego nos alejamos del lugar y cuando llego a mi domicilio vía telefónica me dice “me mandé una cagada con una nena creo que la maté y yo que vos me tomo el palo, yo me voy para la casa de mi madre en Salta”.

Para el cierre de su declaración indicó “nunca fui al galpón recuperado”, y se preguntó “¿cómo voy a matar a mi propio tío (por Cardozo)”. 

“La reunión en la casa de Milagro Sala nunca existió ni hubo bajada de línea, es más, nunca estuve prófugo y Páez me pedía que no me entregará. El juez Pulen Llermanos fue como dos veces al Penal donde estoy alojado y me dijo “me colaboras y te saco de acá, vos no sos nadie, yo la quiero a la hija de p… de Milagro Sala y vos me vas a ayudar a hundirla”, pero como yo no accedí estoy aquí”. 

Luego manifestó que tuvo una pelea en el penal donde casi pierde un ojo y el juez Pullen Llermanos le habría dicho “eso te pasa por no colaborar, viste yo te voy a largar y te vas a tu casa”.

Respecto a la casa, el imputado refirió que la citaron a su esposa y sus hijos junto a Yesica Páez y su madre en una estación de servicio de calle Lamadrid y Balcarce, donde la hacen la propuesta. Así también luego en el estudio del doctor Marcelo Miranda (Lamadrid e Independencia) le vuelven a hacer la propuesta esa a mi familia. “Yo le compré la casa del barrio Sargento Cabral a Sergio Chorolque con dinero que me prestaron mis suegros”, y cerró “yo no soy sicario, nadie me pago por matar a alguna persona”.

Luego fue el turno de Yesica Silvina Páez quien declaró “lo conozco a Ávila porque vivía en el barrio Azopardo, era una relación de vecinos, a Milagro Sala porque trabajaba con mi papá y a Cardozo porque también trabajó con mi papá. Tengo miedo por lo que me pueda pasar con Milagro Sala”.

“En aquel entonces había momentos que mi padre se tenía que ir de mi casa porque lo llamaba Bellido que le decía “te tenés que ir las cosas se complicaron”. En otra de las comunicaciones vía telefónica le refiere “lo agarraron al “chato” (Ávila) te tenés que ir porque la cosa se está poniendo fea”. En aquel entonces mi padre no tenía dinero y él le dijo “yo arreglo con la flaca, vos ándate no te preocupes”.

La testigo afirmó que la dirigente social le enviaba dinero para tenerlo lejos, mucho tiempo estuvo sin trabajo y ella le pagaba un sueldo “para que no la complique en su actividad política”. “La última vez que le envió como 20.000 pesos fue en la carpeada en plaza Belgrano. Yo iba a retirar la plata en su casa del barrio Cuyaya”.

“Todos estos años la pasamos muy mal, y mi papá siempre tuvo la intención de entregarse a la justicia pero Milagro Sala no quería ni tampoco Bellido, ninguno de los dos podía aparecer por aquí”, dijo que le refirió su padre. También afirmó que su papá le dijo “nos mandaron a limpiar a alguien”, en relación a Cardozo.

Al momento de declarar, Jorge Rafael Páez, se refirió a la famosa reunión previa: “Un día antes del hecho nos citaron al domicilio de Milagro Sala en Cuyaya donde estaba el Chato (Ávila), el Peruano (Choque) Raúl Noro y otras personas que no recuerdo. Ese día nos pidió “vayan a limpiar a Cardozo: chango que no te tiemble la pera ¿o querés perder el trabajo?. La reunión se realizó a las 12 de la noche por espacio de 25 minutos”.

“Al otro día nos juntamos con Ávila en Alto Comedero en el Barrio Tupac Amaru donde vivíamos. Llegando al barrio Azopardo -frente a un minimercadito-, Cardozo se dirige a un automóvil y extrae un arma de fuego con el que apunta a Ávila y este dispara contra Cardozo, hubo como tres disparos y yo me agache dentro del auto, luego pase al asiento del conductor y en esto Ávila subió al auto. Nos dirigimos a dirigimos al galpón recuperado donde nos esperaban Milagro y Bellido, y el arma usada por Ávila se la entregó a Bellido. Yo nunca usé armas de fuego”, relató y añadió “transcurrido esto el abogado  nos llevó a su casa de campo en El Carmen. Yo nunca bajé del automóvil que era del chato” 

“Milagro Sala me pagaba 3.500 pesos por quedarme en mi casa. En la Tupac era el chofer del hijo de la flaca, Sergio Chorolque. Después del hecho mi teléfono lo tenía el doctor Bellido porque él me lo pidió. Estuvimos en Córdoba con Ávila y cuando regresamos a Jujuy se le pagó una fianza al juez de aquel entonces, Arostegui, de 150.000 pesos para que “arregle” la causa”.

En el careo con Ávila mantuvo sus dichos afirmando “no sé el arreglo que vos tenés con la Flaca (Sala), pero sabes que yo nunca usé un arma de fuego”.

Finalmente, en su declaración afirmó que “Pilo” Mansilla -exintegrante de la Tupac Amaru- sabía todo lo que había pasado.

José Choque indicó que “al incidente lo conozco por los medios de comunicación pero no conozco lo que paso ese día. En el año 2007 estaba trabajando en una copa de leche y como chofer en un remis propiedad de mi familia. Nunca supe de ninguna reunión en la casa de Milagro Sala porque recién en el año 2008 empiezo a trabajar en la casa de la dirigente social donde hacia trabajos de mantenimiento, ese año “Mazoni” me contactó vía telefónica para trabajar con Milagro Sala”.

También declaró Carlos Chiliguay, efectivo policial retirado quien solo indicó que en el año 2007 trabajaba en la Seccional N° 6 pero que no recordaba nada del hecho acontecido.

Por último amplió su declaración Milagro Sala quien dijo que se enteró de los hechos “por los medios de comunicación” y que tanto Ávila como Páez tuvieron problemas con Cardozo y su gente.

“A Cardozo lo conozco hace tiempo, cómo puedo mandar a dañinear a alguien que aprecio mucho. Nunca usé el dialecto de limpiar o matar a alguien”.

Admitió haberle dado dinero a la familia de Páez “porque decían que no tenían para comer y comprar algunas cosas indispensables. La última vez que le entregue dinero a Yesica Páez fue en la “carpeada” porque estaba estudiando y necesitaba abonar unas cuotas para poder rendir.  “Me enteré que Ávila y Cardozo sufrieron aprietes en el penal para que declararan en mi contra por parte del Juez Pulen Llermanos”.

“Siento que es injusto todo lo que estamos viviendo con mi familia porque la intención era sacarme de la cancha por mi juego político. Milagro Sala no es un robot, es madre, esposa y abuela y la violencia judicial es terrible, estoy a punto de perder a mi esposo y a mi hijo. La oposición no tiene códigos, la contra es de una manera descomunal. No me perdonan que les di derechos a muchas personas”.

No prestaron declaraciones Bruno Sosa -quien no fijó domicilio- y Celia Sánchez, que la volverán a notificar con la fuerza pública.

El tribunal resolvió que la inspección judicial se realizará el día 7 del corriente a las 10 en el lugar del hecho, como así también hizo lugar a la remisión de copias certificadas de la declaración de Páez a la Fiscalía para agregar al expediente. Se resolvió citar a prestar declaración a Alejandro Mansilla el próximo 10 del corriente mes.

Así también durante la audiencia se produjo un fuerte cruce entre el fiscal Marcelo Cuellar y el abogado defensor de Cardozo, Juan Cabezas, al pretender apartarlo de la causa, a lo que el doctor Cuellar manifestó “aquí lo que se pretende es entorpecer el proceso y quebrar la unidad del Ministerio Publico de la Acusación”.
 

1
13

Comentarios