Mundo

El increíble espectáculo de las ballenas jorobadas

Otro avistamiento impactante, pero en aguas caribeñas.
lunes, 15 de julio de 2019 · 12:46

La naturaleza es capaz de regalarnos a los seres humanos momentos maravillosos como así otros no tantos. Pero del lado positivo, uno de los más interesantes y cautivantes es el de las ballenas, en este caso, las “jorobadas”, con el arribo de la temporada de avistamiento en una extensa zona del océano Pacífico colombiano, momento que prevé la llegada de al menos 30 mil turistas, un fenómeno como el de las ballenas en el sur argentino.

Según los especialistas, son cerca de 3 mil los animales que arribarán, como cada período, a los Parques Nacionales Naturales de Uramba Bahía Málaga, Gorgona y Utría, tras una travesía de unos 8 mil kilómetros desde la Antártida, en un proceso natural impactante. Ante esto, Jorge Iván Sánchez, jefe encargado del Parque Nacional Uramba Bahía Málaga, explicó en declaraciones a la agencia ANSA que “estos mamíferos llegan hasta las aguas cálidas en estas tres zonas del océano Pacífico para dar alumbramiento a sus ballenatos y aparearse”.

 

Las ballenas denominadas “jorobadas o yubartas” forman parte de una especie que se instala en estas áreas marítimas durante al menos 90 días hasta mediados de octubre, tiempo en que comienzan el retorno a la Antártida, muchas de ellas con sus nuevas crías que ya fueron instruidas sobre cómo desenvolverse en dichas aguas. Ante esto, y debido a la presencia de turistas, es que se eleva el control de seguridad para evitar intervenir en este proceso.

Desde la organización colombiana, explican que “los primeros avistamientos que se hacían a nivel de ecoturístico eran masivos: varias embarcaciones a la vez, se perseguía a los animales, se presentaron colisiones, las lanchas se atravesaban entre la ballena y su cría, en fin, una serie de acciones inoportunas”. Ante ello, y con la declaración de parque nacionales naturales, se establecieron unas reglas de comportamiento para permitir la observación de las ballenas.

Una de esas nuevas normas incluyen el entrenamiento de escuchar una inducción previa al avistamiento, desplazarse en embarcaciones autorizadas, con un “intérprete ambiental” a bordo, no hacer ruido, ni intentar tocar a los animales o darles de comer. Tampoco se permite que haya más de tres embarcaciones cerca de las ballenas, estar a una 200 metros como mínimo de distancia, con los motores de las lanchas a baja velocidad, entre otras medidas.

La otra (mala) noticia

Del otro lado del planeta, la caza de este animal estaba paralizada desde hace tres décadas Japón. Días atrás, los pesqueros de ese país reanudaron esta actividad comercial, controversial para los movimientos protectores de animales y los ecologistas, pero de larga tradición en la cultura nipona. Dos navíos cazaron con arpón dos ballenas en el retorno de este tipo de pesca en aguas japonesas.

El permiso para volver a cazar cetáceos para el consumo es permitido por la decisión del Gobierno japonés de abandonar la Comisión Ballenera Internacional (CBI) hace seis meses. A raíz de esto, el país quedó exento de una moratoria, según la agencia NA. Con la reapertura de la caza comercial, dos ballenas minke fueron cazadas esta mañana por barcos que habían zarpado desde el puerto de Kushiro (isla septentrional de Hokkaido).

La ocasión fue celebrada con una ceremonia de tradición en la que reivindicaron esta antigua actividad pesquera. Periodistas de la AFP pudieron constatar que uno de lo navíos regresó por la tarde para descargar sus presas. “Hoy es el día más hermoso. Pudimos atrapar una ballena grande. Va a estar deliciosa. Valió la pena esperar 31 años”, celebró Yoshifumi Kai, presidente de una asociación de pescadores de ballenas. El cetáceo atrapado medía 8,3 metros de largo.

“Es una industria pequeña, pero estoy orgulloso de cazar ballenas. La práctica existe desde hace más de 400 años en mi ciudad”, señaló Kai. La ceremonia es muy importante para los pescadores japoneses, sobre todo en este momento en el que se reanuda la actividad. Según lo relatado por la AFP, la ballena fue limpiada con agua y luego derramaron vasos de sake sobre el animal. Esto forma parte de un ritual de purificación y celebración en esta antigua práctica de la cultura japonesa.

“Consideramos que las ballenas son recursos marinos como los peces y que pueden utilizarse siguiendo criterios científicos”, explicó a la AFP un responsable del ministerio de Agricultura, Bosques y Pesca. Una de las embarcaciones, Nisshin Maru, buque insignia de la flota ballenera, salió con otros barcos desde el puerto de Shimonoseki (suroeste) para aventurarse en la reanudación de la caza comercial. “Determinamos cuotas con el fin de no perjudicar a las especies”, destacó.

 

Fuente: elintransigente.com

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias