Vaticano

El pedido desesperado de Francisco sobre Libia

lunes, 29 de abril de 2019 · 12:50

El papa Francisco hizo otro llamado a la comunidad internacional para que los refugiados hacinados en centros de detención en Libia sean liberados con urgencia, sobretodo las mujeres, los niños y los enfermos, que no pueden convivir más bajo las condiciones en que lo hacen y sean reubicados a través de corredores humanitarios.

Ante esto, Bergoglio indicó luego de rezar una oración en la Plaza San Pedro: «Los invito a unirse a mi oración por los refugiados que se encuentran en centros de detención en Libia, cuya situación, ya muy grave, se torna aún más peligrosa por el conflicto en curso». Y continuó: «Apelo por la evacuación especial de mujeres, niños y enfermos tan pronto como sea posible a través de corredores humanitarios».

Los números sobre los refugiados son alarmantes: la cantidad de personas retenidas asciende a 300, entre ellos más de 100 menores de 18 años. Ante esto, las organizaciones de ayuda humanitaria no paran de elaborar datos preocupantes: casi la cuarta parte de las personas hacinadas padece desnutrición o pesa menos de lo que debería según su contextura física.

Además, Francisco pidió por «aquellos que perdieron la vida o sufrieron graves daños tras las inundaciones que afectaron en los días pasados a Sudáfrica», causando más de 50 víctimas en una jornada letal para el país. «Incluso estos hermanos nuestros no carecen de nuestra solidaridad y del concreto apoyo de la comunidad internacional», remarcó, al tiempo que reiteró mas «paz, alegría, misión apostólica».

«Invito a tocar las heridas de Jesús, que son los muchos problemas, dificultades, persecuciones, enfermedades de tantas personas que sufren. «¿No estás en paz? Ve, ve y visita a alguien que es el símbolo de la herida de Jesús, toca la herida de Jesús. De esas heridas viene la misericordia. Por eso hoy es el domingo de la misericordia», señaló.

Y amplió: «Un santo dijo que el cuerpo de Jesús crucificado es como un costal de misericordia, que a través de las heridas nos llega a todos, recuerda. Todos necesitamos misericordia, lo sabemos. Acerquémonos a Jesús y toquemos sus heridas en nuestros hermanos que sufren. Las heridas de Jesús son un tesoro: de allí sale la misericordia. Somos valientes y tocamos las heridas de Jesús. Con estas heridas El está frente al Padre, se las muestra al Padre, como si estuviera diciendo: ‘Padre, este es el precio, estas heridas son las que pagué por mis hermanos».

En tanto, el Sumo Pontífice aseguró que «con sus heridas, Jesús intercede ante el Padre. El nos da misericordia si nos acercamos e intercede por nosotros. No olvidar las heridas de Jesús».

Beatificación   

Sobre el final de su alocución, recordó al obispo Enrique Angel Angellei y a sus tres compañeros beatificados el fin de semana en Argentina, como «mártires de la fe, perseguidos por la justicia y la caridad evangélica, cuyo ejemplo e intercesión apoyan en particular a quienes trabajan por una sociedad más justos y solidaria».

 

Fuente: elintransigente.com

Más de
50%
Satisfacción
50%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias