EEUU

Columbine, a 20 años de la masacre estudiantil

El día en que dos jóvenes estadounidenses armados hasta los dientes provocaron una matanza.
lunes, 22 de abril de 2019 · 12:33

La comunidad de Columbine, en Littleton, Colorado, conmemoró el vigésimo aniversario de la masacre en una escuela secundaria que avivó el debate contra la venta libre de armas en Estados Unidos. Doce estudiantes y un profesor perdieron la vida el 20 de abril de 1999: fueron víctimas de la furia asesina de dos estudiantes armados hasta los dientes -Eric Harris y Dylan Klebold-, que aquel día entraron a la escuela Columbine y abrieron fuego de manera indiscriminada y luego se suicidaron.

El fin de semana iniciaron una serie de ceremonias conmemorativas que continuarán hasta hoy lunes.Para recordar a las víctimas, los habitantes de la comunidad encendieron velas, depositaron flores junto a las placas con los nombres de los fallecidos y oraron juntos en el memorial construido en 2007 en el parque de la escuela. Entre ellos, se encontraban 24 sobrevivientes del ataque y sus familias.

También en otras partes del país se realizan conmemoraciones de la masacre que fue un punto de inflexión para sus habitantes. "Durante 19 años estuve triste, con el corazón despedazado, pero ahora todo esto se transformó en cólera porque nada ha cambiado", denunció Amanda Duran, que tenía 15 años cuando su escuela se transformó en un polígono de tiro.

Aquella matanza -que si bien no fue la primera fue la más impactante y devino en lamentable ejemplo para muchas otras- se produjo poco antes del mediodía del 20 de abril de 1999, cuando los dos estudiantes ingresaron al establecimiento con escopetas y armas semiautomáticas y abrieron fuego en las aulas, en el comedor y en los pasillos. Mientras la policía acordonaba la zona y pensaba que tenía que resolver una situación con rehenes y negociar con secuestradores, Harris y Klebold seguían disparando. Y era claro que no tenían intención de negociar: cuando el daño estuvo hecho se quitaron la vida. Pero no fue una decisión desesperada ni de último momento.

Ambos asesinos, antes de dirigirse a la escuela escribieron cartas en las que anunciaban lo que harían y pedían perdón a sus padres.

La masacre de Columbine fue un caso testigo porque miles de escuelas en todo el territorio de Estados Unidos trataron de prevenir amenazas de ese tipo. Y no todas pudieron evitar otro desastre. 

Incluso en Colorado todavía se sienten las secuelas. El miércoles, Sol Pais, una joven de 18 años que estaba obsesionada con aquella matanza fue hallada muerte después de haber lanzado una alarma que provocó el cierre de escuelas en Denver. La hallaron con una herida de bala que, en apariencia, fue autoinfligida.

Desde 1999, 124 estudiantes perdieron la vida por disparos dentro de sus escuelas o universidades en Estados Unidos. Uno de los episodios más sangrientos tuvo lugar en la escuela Sandy Hook (Connecticut), el 14 de diciembre de 2012, cuando un joven de 20 años, Adam Lanza, ingresó portando un fusil de asalto semiautomático y mató a 20 niños y a 6 maestros. También el año pasado 17 estudiantes y profesores fueron asesinados por un exalumno en Florida.

La matanza de Columbine instaló un debate sobre las leyes de control de armas, sobre la existencia de subculturas y el acoso escolar. Amanda Duran está en lo cierto: si bien se reforzaron las medidas de seguridad en las escuelas y universidades, este tipo de asalto se repite cada tanto. El corazón del asunto está en regular la venta y uso libre de armas en Estados Unidos, un tema espinoso: a 20 años de aquel horror, las armas siguen llegando a maños de los jóvenes sin restricciones.

Bill Clinton, en ese momento presidente de Estados Unidos, aprovechó para reabrir el debate sobre el derecho a portar armas, "consagrado" en la segunda enmienda de la Constitución del país. Hillary Clinton, como primera dama, se apropió de la causa y durante los siguientes dos años intentó que el Congreso aprobara una ley más restrictiva pero solo logró modificaciones menores a las leyes vigentes que no apuntan al corazón del problema, como la inclusión de detectores de metales en el ingreso de las instituciones estudiantiles.

Desde entonces las masacres se multiplicaron y también la cultura se hizo eco del problema. El primero en alzar la voz fue el controvertido realizador estadounidense Michael Moore, quien realizó el documental "Bowling for Columbine" (2002), ganador de un premio Oscar, que analiza la violencia armada y el amor por las armas de fuego en su país. Luego siguieron otros filmes, como "Bang Bang You're Dead (2002), de Guy Ferland; "Elephant" (2003), de Gus Van Sant; "Zero Day" (2003) de Ben Coccio; "Klass" (2007), de Ilmar Raag y "American Horror Story: Murder House" (2011), entre otras.

 

Fuente: elintransigente.com

Más de
0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias