Vaticano

Preservar la creación y el mundo, el mensaje más importante para la Cuaresma 2019

El Sumo Pontífice pidió cuidar el medio ambiente de la ''fuerza destructiva del pecado''.
miércoles, 27 de febrero de 2019 · 14:46

El papa Francisco llamó a preservar la creación y el medio ambiente de la "fuerza destructiva del pecado", pues "cuando resulta abandonada la ley de Dios, termina por afirmarse la ley del más fuerte sobre el más débil", dijo en su mensaje para la Cuaresma 2019.

"El pecado que habita en el corazón del hombre y se manifiesta como avaricia, anhelo de un bienestar excesivo, desinterés por el bien de los demás y, a menudo, del propio, conduce a la explotación de la creación, las personas y el medio ambiente", dijo.

Entonces el ser humano puede actuar "de acuerdo con esa insaciable codicia que considera que todo deseo es un derecho, la que tarde o temprano acabará destruyendo también a quienes domina", expresó el pontífice. "Si el hombre vive como hijo de Dios, si vive como persona redimida, que se deja guiar por el Espíritu Santo y sabe cómo reconocer y poner en práctica la ley de Dios, a partir de lo que está inscripto en su corazón y naturaleza, él hace el bien también a la creación, cooperando en su redención", agregó.

El Papa citó el pasaje bíblico de Romanos 8,19: "Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios", agregando que "en este mundo la armonía generada por la redención está cada vez más amenazada por la fuerza negativa del pecado y de la muerte".

"De hecho, cuando no vivimos como hijos de Dios, a menudo llevamos adelante conductas destructivas no sólo hacia los demás y otras criaturas, sino también hacia nosotros mismos, considerando, más o menos conscientemente, que podemos manejarlas a nuestro gusto", subrayó.

"La intemperancia toma entonces el timón, conduciendo a un estilo de vida que viola los límites que nuestra condición humana y nuestra naturaleza nos piden que respetemos. Es la lógica de todo e inmediatamente, la de tener más y más, la que termina por imponerse", añadió.

El pontífice recordó que "la causa de todo mal, lo sabemos, es el pecado, que desde su aparición entre los hombres interrumpió la comunión con Dios, con los otros y con lo creado, a lo que estamos ligados en primer lugar por nuestro cuerpo". "Al romperse la comunión con Dios, la relación armoniosa entre los seres humanos y el ambiente en el que están llamados a vivir también se arruinó, por lo que el jardín se convirtió en un desierto", explicó.

Se trata "del pecado que lleva al hombre a considerarse dios de la creación, a sentirse dueño absoluto de ella y a usarla no para el fin deseado por el Creador, sino para su propio interés, a expensas de las criaturas y de los otros".

Jorge Mario Bergoglio, para la Cuaresma, solicitó una "conversión", que "llame a los cristianos a encarnar más intensa y concretamente el misterio pascual en su vida personal, familiar y social, en particular a través del ayuno, la oración y la limosna". "Ayunar, es decir, aprender a cambiar nuestra actitud hacia los demás y las criaturas: desde la tentación de 'devorar' todo para saciar nuestra codicia, hacia la capacidad de sufrir por amor, que puede llenar el vacío de nuestro corazón", enumeró.

"Rezar para saber renunciar a la idolatría y a la autosuficiencia de nuestro yo, y declararnos necesitados del Señor y de su misericordia", prosiguió. "Dar limosna para alejarse de la insensatez de vivir y acumular todo para nosotros mismos, en la ilusión de asegurar un futuro que no nos pertenece", terminó. "No dejemos pasar en vano este tiempo favorable. Pidamos a Dios que nos ayude a poner en acto un camino de verdadera conversión", concluyó Francisco a propósito de la Cuaresma.

 

Fuente: elintransigente.com

Más de
0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias