Economía

Misión difícil: convencer pronto al FMI para usar dólares anticorridas

Los encargados de la misión en la Argentina, Roberto Cardarelli y Trevor Alleyne, lo aseguraron en varias reuniones. Mantienen la histórica posición de no permitir que el dinero del organismo se use para combatir corridas. Sólo puede figurar en las reservas para mostrar solidez ante especuladores.
viernes, 5 de abril de 2019 · 11:54

El Gobierno deberá apelar a todos sus argumentos de seducción para convencer al Fondo Monetario Internacional (FMI) que le permita utilizar al menos parte del dinero proveniente del organismo para contener eventuales corridas contra el dólar. Según lo que dejaron en claro el encargado del caso argentino Roberto Cardarelli y el delegado en Buenos Aires del FMI, Trevor Alleyne, en varios encuentros (tanto durante su estadía en Buenos Aires en la revisión de febrero) como en las últimas semanas en Washington; el dinero proveniente del acuerdo del stand by no podrá ser utilizado para ejercer el poder de policía cambiaria por parte del Tesoro de la Nación. Según el dúo responsable del caso argentino, es el Banco Central el que debe diseñar y ejecutar la política cambiaria con los recursos con que cuente, mientras que el Ministerio de Hacienda deberá adaptarse a la situación. El FMI aceptó en septiembre pasado, a regañadientes, la aplicación de la “zona de no intervención”, pero considera que ahora es un instrumento útil para llevar tranquilidad al mercado del dólar. Y que, en consecuencia, debe respetarse en sus mínimo y máximo ya establecidos, y dejar a la divisa flotar libremente entre esas bandas. Mientras tanto, el dinero que será girado desde el FMI deberá servir para mostrar al mercado reservas más fortalecidas y una situación financiera más sólida. Pero no aplicar esos recursos para contener al dólar. Esto incluye los fondos que se utilizarán para las subastas de divisas que desde el Ministerio de Hacienda de Nicolás Dujovne comenzarán a aplicarse desde el próximo 15 de abril

Las afirmaciones fueron hechas por los técnicos del organismo a dos bancos privados y dos economistas locales en la Argentina durante la presencia de la misión del FMI en la Argentina, y a al menos tres economistas argentinos y latinoamericanos que visitaron la sede del organismo en las últimas dos semanas. En todos los casos, una de las muchas consultas fue la eventual respuesta que tendría la conducción del Fondo ante el pedido de permiso para usar (al menos parte) de los dólares del stand by para contener eventuales corridas. Aunque hay esperanzas oficiales de que en algún momento haya una flexibilización en la, hasta ahora, pétrea posición del Fondo, existe la idea de explicar con detalles (otra vez) la psicología del mercado cambiario argentino y la necesidad de tener armas sólidas para enfrentar ataques especulativos contra el peso. Por armas entiende el Gobierno reservas contantes y sonantes que puedan ser utilizadas rápida y ágilmente para espantar con la acción directa, demandas abultadas de divisas en jornadas complicadas. La Argentina hará así otro esfuerzo más para intentar convencer a los decisores del FMI de la necesidad de ver con ojos argentinos la manera de buscar la estabilidad del dólar en el siempre complicado mercado cambiario criollo. El último que lo intentó fue el expresidente del Banco Central, Luis Caputo, que usó más de 10.000 millones de dólares entre agosto y septiembre del año pasado, operación que fue bombardeada por el FMI y fue una de las causas de su pronta salida del cargo.

Para hoy se esperan buenas noticias desde Washington. El board aprobará el primer desembolso de dinero del año, pactado en unos u$s10.870 millones, previa aprobación de las metas pactadas por el Gobierno argentino para el primer trimestre, siguiendo la recomendación favorable que envió al directorio Cardarelli hace dos semanas. El dinero debería figurar dentro de las reservas contabilizadas por el Banco Central de Guido Sandleris, y desde el miércoles a la vista de todo el público, con uso restringido.

El arduo debate del uso del dinero para ejecutar política cambiaria, y el resto de los muchos temas que Argentina y el FMI deben discutir ocuparán el tiempo de Sandleris y el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne, cuando se encuentren en Washington con Lagarde, Cardarelli y el director gerente para el Hemisferio Occidental, el mexicano Alejandro Werner. Será desde el viernes de la semana próxima, cuando participen de la reunión de primavera del FMI. En los innumerables actos en los que estarán acompañados por la anfitriona Christine Lagarde y el director gerente del Fondo, Alejandro Werner, todos se mostrarán como integrantes de uno de los experimentos más importantes en la historia del organismo. Puertas adentro, las discusiones prometen ser serias y definitorias. Desde Buenos Aires se esperarán con ansiedad las respuestas de estas negociaciones. Convencer al organismo resultará fundamental para comenzar a diseñar el período que va de junio a octubre y la posibilidad de enfrentar tormentas cambiarias en un tiempo donde los argentinos elegirán quién gobernará el país desde el 10 de diciembre.

 

Fuente: ambito.com

Más de
0%
Satisfacción
100%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias