Economía

Trump, otra vez clave para flexibilizar al FMI

El secretario del Tesoro de EE.UU., Steven Mnuchin, intervino para acelerar los avales. El Fondo reconoce avances pero pide mayor ajuste en el gasto público para este año.
martes, 19 de marzo de 2019 · 12:35

Otra vez, una llamada del gobierno norteamericano ayudó a Mauricio Macri. Desde la secretaría del Tesoro de los Estados Unidos se le reclamó nuevamente al Fondo Monetario Internacional (FMI), para que acelere la aprobación del primer desembolso del año correspondiente al acuerdo stand by firmado en septiembre del año pasado con la Argentina; y, lo más importante, se le permita al país utilizar parte de ese dinero para realizar política cambiaria. Esto es, intervenir en el valor del dólar.

Ayer el cuerpo técnico del FMI le dio cuerpo real a esta acción, al anunciar que se avaló el giro de unos u$s10.870 millones correspondientes al tercer tramo del tratado cerrado con el país; el que ahora dependerá de la votación final del directorio del organismo. Será allí donde la acción del departamento que maneja Steven Mnuchin termine de tallar a favor del país, aprobando sin mayores vueltas todo lo que pide el gobierno de Mauricio Macri. Más allá de las clásicas críticas que recibe el país en el board del FMI, sólo con los votos de EE.UU., más algún aliado occidental como Alemania, Francia y Gran Bretaña -junto con el apoyo latinoamericano- alcanzará para que al final del encuentro programado para la semana próxima esos u$s10.870 millones estén liberados.

El nuevo apoyo se negoció la semana pasada. Desde Buenos Aires se le había reclamado al gobierno de Donald Trump que nuevamente interviniera a favor de la Argentina ante el siempre duro (con el país) board del organismo financiero internacional. El oficialismo local debió nuevamente reclamar ayuda a la administración norteamericana, ante la segura dureza que el FMI tendría con el país ante el viejo reclamo que plantearía la Argentina y que siempre el Fondo se negó a aceptar.

La posibilidad de utilizar dinero del acuerdo stand by para ejecutar política cambiaria, había sido expresamente prohibido desde las primeras negociaciones entre el país y el organismo; por negativa del cuerpo de técnicos que trabajan en Washington, y que recordaban como en el pasado Argentina había subsidiado el valor del dólar para combatir corridas. El uso de estos fondos fue incluso uno de los motivos que derivaron en el portazo del extitular del Banco Central Luis Caputo en septiembre del año pasado; cuando Dujovne aún negociaba en Washington el acuerdo 2.0 con el FMI. Ahora fue el ministro, quién en su viaje del jueves pasado por la capital norteamericana, se encontró otra vez con Mnuchin y cerró el nuevo apoyo del gobierno de Trump al país. La orden del poderoso funcionario había llegado antes del viaje de Dujovne; para que cuando el argentino ya estuviera en esa ciudad las puertas del nuevo desembolso y del permiso para utilizar los dólares para controlar el dólar estuvieran a la firma en los escritorios que correspondan. Dujovne pudo así hacer el anuncio más importante de los dos (el aval para las subastas de u$s60 millones diarios desde el primero de abril) el mismo jueves, día complicado en el que el gobierno debía reconocer la inflación de 3,8% de febrero.

Esa novedad, junto con la profundización del plan “Tolerancia Cero” del titular del BCRA Guido Sandleris, fueron suficientes para destrabar la crisis cambiaria que atormentaba al macrismo hasta esa jornada. Desde ese día, el dólar comenzó a bajar.

 

 

Mientras tanto, un informe técnico sobre los resultados finales de la misión que el titular del caso argentino, Roberto Cardarelli, protagonizó en febrero pasado; terminó con un sabor agridulce para las intenciones del Ministerio de Hacienda. Según el trabajo, “la inflación mensual sigue siendo alta”, “hay buenas perspectivas para una recuperación gradual” de la economía del país. Gusto a poco ante lo que se esperaba en el Palacio de Hacienda. Dentro de la formalidad, el personal técnico del FMI le dio “la bienvenida a la decisión de las autoridades de extender el crecimiento monetario de base cero hasta noviembre y de disminuir el ritmo al que aumentarán los límites de la zona de no intervención” asegurando que “esta restricción del marco monetario contribuirá a reducir la inflación y a volver a anclar las expectativas de inflación.

Se aseguró además que los altos déficits fiscales y externos, “los dos desequilibrios al centro de la crisis financiera de 2018, se encuentran en medio de una corrección significativa”. El organismo reconoció que “la actividad económica ha sido débil, pero hay buenas perspectivas para una recuperación gradual”. Advirtió además que “lograr un déficit primario cero en 2019 requerirá una mayor restricción en el gasto gubernamental”. Sin embargo, “estos esfuerzos colocarán a la deuda de Argentina en relación al PBI en un camino decisivo a la baja”.

“La débil actividad económica y la alta inflación están teniendo impacto”, dijo el FMI.

 

Fuente: ambito.com

Más de
0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias