FMI

El lunes llega la primera misión del FMI a revisar los números de la economía

Roberto Cardarelli, jefe de la misión para Argentina del organismo, encabezará la delegación que estará en el país entre el 13 y el 22 de agosto; se reunirán con funcionarios y representantes académicos y del sector privado
El lunes llega la primera misión del FMI a revisar los números de la economía
jueves, 09 de agosto de 2018 · 22:02

La misión del Fondo Monetario Internacional ( FMI ) que llevará adelante la primera revisión del acuerdo stand by de la Argentina llegará al país el próximo lunes para monitorear el avance del programa económico del gobierno de Mauricio Macri y ponerse al día con las últimas cifras de la economía.

El Fondo confirmó la misión, que se extenderá hasta el 22 de agosto, y estará encabezada por Roberto Cardarelli, jefe de la misión del FMI para la Argentina. "El equipo del Fondo mantendrá reuniones con funcionarios del gobierno y el Banco Central, así como representantes del mundo académico y del sector privado", indicó una vocera del organismo.

La primera misión de Cardarelli, cuyo desenlace determinará si el país puede preservar el acceso a los desembolsos previstos en el acuerdo por US$ 50.000 millones, llega luego de una seguidilla de datos negativos sobre la economía que sembraron el temor a que la recesión actual sea más larga de lo previsto, y justo cuando el panorama financiero, tras unas semanas de tensa calma, comenzó a nublarse otra vez con caídas en las acciones, subas del dólar y un repunte del riesgo país, que alcanzó un nuevo pico para la presidencia de Macri.

Los últimos datos oficiales revelaron una fuerte caída en la actividad económica debido, principalmente, a la sequía que golpeó al campo. Pero la actividad industrial también se resintió, y el consenso de los economistas prevé ahora que este año el producto bruto interno (PBI) sufrirá una caída del 0,3 por ciento. El último pronóstico del Gobierno y el Fondo preveía una expansión del 0,4% del PBI para este año, más de un punto de diferencia respecto de las previsiones privadas, seguida de una mejora del 1,5% el año próximo, cuando Macri buscará la reelección.

El Gobierno decidió acudir al Fondo en busca de un paraguas financiero en mayo último, en medio del azote del mercado a las economías emergentes, que golpeó con mayor crudeza a la Argentina. El FMI respondió con un fuerte respaldo diseñado para "restaurar la confianza del mercado", uno de los objetivos explícitos del nuevo acuerdo de la Argentina con el organismo. Pero, casi dos meses después, la sangría de reservas persiste y el derrape de los bonos argentinos no se ha detenido, fogoneado además en los últimos días por el escándalo de los cuadernos de las coimas , que, a la mirada de los inversores, sumó incertidumbre política.

La caída de los bonos llevó el riesgo país al nivel más alto desde 2015, y forzó al Ministerio de Hacienda, que dirige Nicolás Dujovne, a convalidar en la última colocación de deuda una tasa de casi el 5%, más de un punto por encima de la que había aceptado pagar semanas atrás.

Durante su paso por Buenos Aires, Cardarelli revisará y cotejará los números y el avance de las metas fiscales fijadas para fines de junio último. Además, Cardarelli repasará las modificaciones al programa monetario con el presidente del Banco Central, Luis Caputo, quien hizo varios ajustes a la política de metas de inflación que había implementado su antecesor, Federico Sturzenegger, quien se vio forzado a renunciar días después de firmar la carta de intención enviada al Fondo para sellar el acuerdo.

Una vez concluida la primera revisión, Cardarelli elevará un acuerdo al Directorio Ejecutivo del Fondo, que discutirá el avance del programa el mes próximo, según el cronograma previsto en el informe del staff que acompañó la aprobación del plan argentino. El próximo desembolso previsto en el programa, por US$ 3000 millones, estaría disponible a partir del 15 de septiembre.

 

Fuente: lanacion.com.ar

Más de
fmi
0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia