Cultura

Están dentro de los Monumentos Históricos Nacionales pero están totalmente abandonadas

Las obra de Lola Mora legadas a nuestra provincia se encuentran cada vez más sucias, con poco mantenimiento y cuidado.
miércoles, 29 de enero de 2020 · 00:00:00

Las estatuas de Lola Mora engalanan la ciudad, o lo hacían. Desde hace algún tiempo, las seis obras de la reconocida artista -El Progreso o El Comercio, La Paz, La Libertad y La Justicia, que están en Casa de Gobierno, Los Leones en el barrio Ciudad de Nieva y El Trabajo en plazoleta Maipú- se encuentran en pésimas condiciones y parece no tener un retorno.

Si bien en 2017 se anunció su restauración tras la aprobación en el Congreso de la Nación de un proyecto en 2015, el mantenimiento de las obras no es tal. 

En ese mismo año, habían llegado a la provincia réplicas de las originales, pero las autoridades provinciales definieron devolverlas por presentar "muchas falencias", según se indicó en ese momento, tenían fisuras y las expresiones de algunas no eran iguales a las originales, además de presentar manchas.

En 2018 se anunció nuevamente la restauración y la creación de un museo dedicado exclusivamente a las obras que fueron legadas a la provincia tras haber sido retiradas del Congreso de la Nación por una orden del entonces presidente Julio Argentino Roca.  

En  la actualidad, y tras haber sido declaradas Monumentos Históricos Nacionales por la Comisión Nacional de Monumentos, junto a otras 119 obras en diciembre último -entre las que se encuentra el Monumento a los Héroes de la Independencia de Humahuaca- las esculturas presentan muy malas condiciones, arruinadas por los gases del ambiente, de los vehículos y las condiciones climáticas de la ciudad.

Si bien las intenciones son buenas, el paso de los años demuestran cierto desapego por estas obras del patrimonio cultural de la provincia.

Sobre Lola Mora

Dolores Candelaria Mora Vega de Hernández, más conocida como “Lola Mora”, fue creadora de imponentes esculturas de estilo neoclasicista, talladas en mármol de Carrara, donde buscaba exaltar a la mujer libre en su belleza natural. Esto la convirtió en objeto de numerosas críticas por la mentalidad predominante de la época, que consideró sus desnudos femeninos como  “inmorales”.

Algunas de sus obras estaban emplazadas en el Congreso de la Nación en 1906, en dos grupos escultóricos. Años más tarde las retiran, por orden del presidente Julio Argentino Roca, y son donadas a la Ciudad de San Salvador de Jujuy. En 1924, fue convocada a trabajar como directora de Parques, Jardines y Paseos en San Salvador de Jujuy, realizando obras de urbanización y embellecimiento de la Ciudad.

Su función como directora, la habilitó para dar ubicación a las esculturas que hoy rodean la Casa de Gobierno, en el barrio Ciudad de Nieva y en plazoleta Maipú.


Cargar mas noticias